Suitila

Occidental con un cubo horadrico.jpg
Suitila
Raza Humano. Fuerza 10
Deidad Dios Invisible. Destreza 14
Alineamiento Neutral. Constitución 8
Cultura Civilizada. Inteligencia 16
Región Loskalm . Intuición 15
Clase Hechicero. Carisma 14
Magia Hechicería
Build {{{build}}}
Puntos de Vida 12 Fortaleza {{{fort}}}
Capacidad de Combate {{{capcom}}} Reflejos {{{ref}}}
Puntos de Magia {{{pm}}} Voluntad {{{vol}}}
Estilo de Juego {{{Estjue}}} Habilidades {{{hab}}}

- Dios nunca pide más de lo que podemos dar -

Contenido

Descripción

Suitila es un hombre flaco y enfermizo como un caballo moribundo, aunque capaz de moverse con sorprendente habilidad antes de extenuarse. Su mente es afilada como un cuchillo contra los enigmas, pero cálida y agradable para aquellos que conversan con él, que encuentran una personalidad siempre dispuesta a escuchar los problemas y ofrecer soluciones sencillas, pero adecuadas, que hacen que sea apreciado por todos. Desgraciadamente esta tranquilidad que ofrece a otros no se extiende a sí mismo, y la preocupación de Suitila por las acciones de su pasado lo atormenta constantemente. Acostumbra a apoyarse en un bastón de madera para caminar, y se cubre con una sencilla pero gruesa túnica con capucha contra la lluvia.

Historia

Suitila no habría sobrevivido a su primer invierno si sus padres no hubieran recurrido a la ayuda de un chamán fiel de Chalana Arroy itinerante, una práctica herética pero tolerada por las autoridades por considerarse inofensiva. Viendo a su hijo incapaz de sobrevivir sin los espíritus y ungüentos curativos, los padres del niño continuaron solicitando los servicios del chamán, y aún hoy siempre lleva consigo unguentos y remedios que lo mantienen vivo, pese a episodios especialmente severos y debilitantes.

Gracias a esta magia pagana Suitila era capaz de mantenerse a un paso de la muerte y, contra todo pronóstico, asistir a la escuela pública Hrestoli donde pronto se encontró fascinado por la hechicería y la doctrina del Dios Invisible. Tal era la perspicacia del ahora joven que pronto Witero, el hechicero y sacerdote local, lo encontró su favorito, sacrificando a regañadientes horas de su tiempo en discutir teología y fundamentos de hechicería con él. Y tales eran sus capacidades naturales que pronto se aproximó a los máximos conocimientos de hechicería que la secta Hrestoli imparte a aquellos de clase campesina. Aunque, en justicia, estos máximos son bastante bajos.

Witero sugirió a Suitila otras opciones para su futuro donde su mente podría tener buen uso, como comerciante o contable, en lugar de hechicero. Pues ambos sabían que la secta Hrestoli ofrece solo los secretos de la magia y la religión a aquellos que antes han pasado por el rango de caballero y han sido entrenados en las armas, y para Suitila el combate con armas era un suicidio. Incapaz de aceptar que su futuro lo alejara de la religión y la magia que tanto amaba, y decidiendo que si Dios le había dado estos dones era para que los usara, Suitila tomó una decisión que aun le carcome: robó a Witero, dejando una nota, y se despidió de su familia para embarcar a un lugar donde pudiera continuar su vocación: La Isla de los Grifos.

Consejos e Interpretación

La historia de Suitila es una de superación y libertad. Arrancado primero de las garras de la muerte por la magia de Chalana, Suitila se afana por conseguir su auténtica dedicación, que es el estudio de las verdades y la doctrina del Dios Invisible, y desafía el destino una segunda vez, alejándose de la sociedad que le reprime. Es de esperar que Suitila vuelva a vencer las probabilidades en el futuro, y que solo acepte que su viaje acabe con su vuelta a su hogar como mago y hechicero reconocido, aunque quizás le coja cariño a la Isla y prolongue su estancia. Suitila también es una buena oportunidad para mostrar la faceta más amable del malkonismo, ya que, con su talante agradable, su dependencia en la magia pagana y el abandono de su hogar, Suitila encuentra mucho en común con los fieles paganos.

A nivel de motor es un hechicero de utilidad. Adecuado para especializarse en las ramas Oraculo, Sugestión, Aire, y quizás Fuego, Suitila está más dotado para las actividades fuera de combate, pero puede proporcionar efectos perjudiciales al enemigo y algo de daño cuando es inevitable. Es aconsejable invertir en algunas puntuaciones de aventurero, pero en general Suitila es un hechicero de los pies a la cabeza.

Progresión de Personaje

A continuación describiremos los pasos del crecimiento de Suitila a través de los talentos que ha cogido y que salen reflejados más abajo para poder representarlo a nivel de rol.

Al llegar a la isla Suitila busca un maestro de hechicería entre los paganos, convencido de que los fieles de malkion no lo aceptarían. Pronto lo encuentra y empieza sus lecciones, profundizando en aspectos básicos de la hechicería que los hrestoli no enseñan a campesinos. También se acostumbra a tratar con los locales y los amigos de su nuevo maestro, percatandose de que los paganos no se diferencian tanto de los fieles hrestolis, y de que su posición de neutralidad religiosa es ideal para servir de mediador en sus conflictos religiosos(Nivel 3 ).

Decidido finalmente a acercarse a la capilla de Dios Invisible y confesar sus crímenes, Suitila se encuentra en ella al acólito Rhaenion, el cual le explica que la isla, al contrario que Loskalm, está necesitada de fieles, y si que ellos no van a hacer ascos a ningún devoto por su pasado o su casta original. La liberación espiritual de Suitila, que entra en la capilla esperando la muerte y sale con esperanzas de obtener el rango de acólito tiene un efecto visible en todas sus acciones, dotándole de fuerza de voluntad renovada (Nivel 4 ).

Progresión de Ficha del Personaje

En preparacion ...

Sugerencia para invertir Puntos de Talento de “avance” gastando Puntos de Rol :

Cualquier talento de hechicero a partir de nivel 3 (donde obtiene los conocimientos de su nuevo maestro) es una buena idea, ya que se trata de la dedicación vital del personaje. Talentos de Oratoria son una buena opción en cualquier momento, para reforzar su talante abierto.