Malakai

- “Agradezco el conocimiento que has compartido conmigo”. - *El Chama Broo asintió con un ronco gruñido, mientras masticaba los restos de la expedición*

Malakai.jpg
Malakai
Raza Humano Fuerza 11.
Deidad Eurmal Destreza 13.
Alineamiento Maligno. Constitución 12.
Cultura Cultura Nómada. Inteligencia 14.
Región Prax. Intuición 14.
Clase Chamán/ Aventurero. Carisma 14/15.
Magia Magia Espiritual.
Build [1].
Puntos de Vida 34 Fortaleza 2
Capacidad de Combate 2 Reflejos 5
Puntos de Magia pm Voluntad 6
Estilo de Juego {{{Estjue}}} Habilidades Supervivencia y Conocimiento


Contenido

Descripción

Malakai es un joven que ha superado la veintena de años pero aparenta tener muchos más. Su cuerpo visible es anormalmente delgado, dándole una apariencia desnutrida y arrugada, como si fuera un anciano. Su carne conserva extrañas marcas ennegrecidas e irregulares, similares a manchas y que un chamán experto reconocerá como “dentelladas” del Hombre Perverso. Parte de estos estigmas los oculta con sucias pieles oscuras de carnero, que también usa para alejar su apariencia humana cuando interactúa con seres sobrenaturales. Reservado con todos, rompe esta faceta cuando va a lugares donde la corrupción es fuerte, teniendo una obsesión con estos lugares y una insensibilidad en los efectos que cause a quienes le acompañan. Por terminar, sus amuletos y fetiches de cráneos así como un aura de intranquilidad que se respira a su alrededor, le da un aspecto adversivo para la mayoría de la gente, salvo para aquellos de naturaleza errática y malvada, así como enloquecidos, que de alguna forma parece que son atraídos por su personalidad, quizás debido al amuleto de oro que pende de su cuello, y que refleja un rostro deformado en una sonrisa exagerada, el cual perteneció a un devoto de Eurmal.

Historia

Los orígenes de Malakai son meras especulaciones, sueños cargados de superstición, de orígenes cambiantes según quien escucha, según sus intereses, así como cambian los extraños que todavía lo siguen acompañando en sus dudosos viajes, susurrado por los nativos como prohibidos. Según se cree, Malakai proviene de las anchas planicies de Prax, en alguna parte cerca al valle de hueso, un antiguo túmulo de enterramiento de gran envergadura y que en algún momento de su olvidada historia habitaron extraños monstruos, cuyo único legado que queda, son sus gigantescos y ennegrecidos huesos. Por lo poco que se conoce, la tribu nómada de Malakai era de de fuerte tradición chamánica, buscadores del conocimiento del mundo de los espíritus y de naturaleza pacífica, un pueblo de Oradores y Sabios. Pero Malakai nació siendo muy diferente a su tribu en mente y espíritu. Su insaciable necesidad de comprender el mundo de los Espíritus le llevaba a hacer preguntas que desagradaban a sus mayores. De todos los tabúes de su tribu, el querer saber sobre el Hombre Perverso y entender el motivo de que muchos espíritus malévolos eran seducidos por el “Hatapui”, el Caos Primordial, distanciándose del equilibrio, era lo que más le interesaba. La frustración de un todavía joven Malakai crecía en su interior, corroyendo sus entrañas. ¿Por que los más sabios se negaban a hablarle de esas cosas ?¿Que ocultaban y temían?.

Una noche, en mitad de las ceremonias estacionales y cuando el túmulo de huesos se encontraba desprotegido, Malakai, intrigado por el lugar prohibido y dispuesto a encontrar respuestas viajó hasta allí. Vagó durante horas en la obscuridad y cuando la fatiga junto con el miedo se abría paso en él, vislumbro una extraña poza alquitranada que estaba rodeada de espíritus corrompidos y malignos. En su cabeza sonaban extrañas voces, que conocían sus inseguridades e inquietudes y eran capaces de ver lo que anhelaba su corazón. -Todo lo que buscas, eres y seras nace de aquí, el agua negra te liberara, joven Malakai - le susurraban a la vez. El muchacho bebió como si durante mucho tiempo estuviera estado sediento. Después de eso, todo lo que percibía cambio. Su cabeza se llenó de risas tenebrosas, se sintió una mota de polvo observada por fuerzas que no podía comprender. Tras eso, comenzó a vomitar una miasma negra y nauseabundo perdió el sentido. Estuvo varios días al borde de la muerte y el delirio, envenenado y enfermo, pero al séptimo día y bajo la extrañeza de los suyos que pensaban que moriría, mejoro y a pesar de su delgadez, Malakai parecía más lucido y fuerte.

El consejo de sabios le pidió redención, reflexión y arrepentimiento, pero Malakai se negó, tomando el destino del exiliado, llenó de rencor hacia los ancianos chamanes que creían saberlo todo y cuyo desprecio envenenaría su corazón hasta el fin de sus días. Fue repudiado por los suyos, e incluso dio la espalda a sus ancestros y espíritus protectores, dedicando varios años a encontrar lugares y seres, buenos como malvados que le ofrecieran nuevas piezas para unir respuestas. Sería una enloquecida mujer, llamada Sbady, quien le hablaría entre visiones de la Isla de los Grifos y de que allí encontraría un nuevo camino para lo que buscaba, ya que el Caos era fuerte y oculto en aquellas tierras. Por último, le dio un extraño presente, un amuleto de Eurmal, para que le concediera suerte y protección, explicándole que de alguna manera tenía su bendición mientras fuerte fuera su desgracia.

Consejos e interpretación

No tienes las respuestas, pero estas convencido que el Caos no es el enemigo, sino que es una fuerza antigua que enloqueció y todos le han dado la espalda, pero tu buscas el motivo, comprender y sacar una respuesta es el motor de tu existencia. Te sientes más cómodo donde la influencia del Caos Primordial aflora, siendo normal en ti el hablar con espíritus malignos, Broos o cualquier ser que ha sido tocado por la corrupción y que deben de tener fragmentos de la gran respuesta que buscas. Todo lo que no gire en tu propósito es desechable y no reflejas empatía por nadie. Malakai tiene una predisposición lógica a tener afinidades en grupos malvados, su forma de juego recuerda a un “investigador del mal”, un “cronista de la historia del Caos Primordial” o un “Esoterista de lo que no puede hablarse”. Por supuesto tu rol no queda limitado a jugadores malignos, pues la búsqueda es un recurso abierto y siempre tendrás un enfermizo interés en ir con jugadores que busquen un lugar de naturaleza Caótica. Recuerda escenificar tu aura inquietante, debido a tener el Talento de Influencia Caótica, ya sea creando aversión en animales, espíritus malévolos que te siguen allí donde vayas, causando accidentes menores y ser un imán para enajenados. Por último Malakai odia de forma visceral a las viejas tradiciones animistas y a todos los Chamanes que no compartan su visión, dedícales un desprecio frío siempre que puedas.

A motor Malakai queda como un personaje versátil con un equilibrio agresivo en conjuros. De la rama de aventurero lo hemos enfocado en habilidades para encontrar lugares ocultos y de conocimiento, habilidades sociales, para escenificar su interacción con espiritus y gente en sus viajes. Como Chamán tenemos diferentes conjuros que le ayudaran en sus viajes, como Sueño y Disrupción. Destacamos que Malakai es un personaje frágil a medio camino para especializar su ficha, recurres siempre que puedas en viajar en grupo.

Progresión de Personaje

A su llegada, Malakai ha ido escuchado rumores sobre un antiguo Túmulo de espíritus de la enfermedad, asociados a Malia. A traves de canticos y ofrecimientos ha podido establecer un contacto simple con ellos. Gracias a eso ha adquirido el don de “Piel seca”, que le hace mas resistente a la enfermedad de Malia. Tras pasar varios días en el lugar llegaría a encontrar una antigua tablilla de arcilla que habla de un antiguo lugar de enterramiento de naturaleza maligna. Malakai ha aprovechado la revelación para intentar realizar varios viajes para encontrarlo. Si bien no ha sido así, el tiempo invertido le ha ayudado a interactuar con extranjeros y aventureros, así como acostumbrarse y comprender el entorno que le rodea. (Nivel 3 )

Tras mucho tiempo, Malakai ha dado con tal extraño lugar, un santuario dedicado a “Orooki” un espíritu malvado, olvidado en el tiempo. Malakai ofrecería la tablilla a cambio de conocimiento y respuestas para comprender el Caos Primordial, pero el Caos es impredecible y seres maléficos intentarían matarlo. Malakai combatiría contra ellos, para someterlos y despues danzar con ellos, invocando a un dormido “Orooki”. Este ente le ofreceria conocimiento a cambio de que de forma estacional le haga sacrificios. Aunque Malakai no busca estacionarse, ha estado fortaleciendo a “Orooki”, a cambio este le ha enseñado a llamar a sus espíritus como aliados y enseñado como asustar a animales a través de maldiciones. (Nivel 4 )

Progresión de Ficha del Personaje

Sugerencia para invertir Puntos de Talento de “avance” gastando Puntos de Rol

Dado que Malakai se encuentra a medio camino en su ficha, ofreceremos varias posibilidades para invertir Puntos de Talento de “avance” gastando Puntos de Rol.

Fortalecer su faceta como buscador de conocimientos que puede tener el Caos Primordial es una buena posibilidad. Para ello invertiremos en Talentos que nos den habilidades, como Conocimiento, Conocimiento Mágico , Especialización I y II, así como habilidades sociales y poder representarlas en grupos de roleo afines.

Otra posibilidad es adquirir Talentos del Árbol de Invocación, representando nuestra sintonía con los espíritus. Si ves que se te hace complicado el avanzar, puedes adquirir el talento de Compañero Animal.

Por último, invertir talentos en Fortaleza I y II, asi como Salud I y Armadura Ligera siempre son una buena opción, dado la fragilidad del personaje, pero recuerda, que te costaran el doble al no tener niveles en la clase de Luchador.