Bud

Bud.jpg
Bud
Raza Humano Fuerza 14.
Deidad Zorak Zoran Destreza 12.
Alineamiento Maligno. Constitución 14.
Cultura Cultura Nómada. Inteligencia 12.
Región Ralios Intuición 14.
Clase Luchador/ Sacerdote. Carisma 14.
Magia Magia Divina
Build [1].
Puntos de Vida pv Fortaleza fort
Capacidad de Combate capcom Reflejos ref
Puntos de Magia pm Voluntad vol
Estilo de Juego {{{Estjue}}} Habilidades hab


"De vez en cuando arriba al Puerto algún mercenario fanático de Zorak Zoran, algunos incluso llegan de tierras tan lejanas como Ralios"

Contenido

Descripción

De estatura media y complexión fuerte. El rostro; con pequeñas cicatrices en las mejillas, está dominado por una nariz aguileña, pómulos muy marcados y unos ojos almendrados de un color verde turbio con unos párpados muy gruesos. Tiende a acumular grasa en la barriga cuando pasa mucho tiempo sin montar a caballo o en otras correrías. Unas piernas cortas arqueadas y un torso ancho rematan su silueta de aspecto achaparrado. Se abrocha la capa con un colmillo tallado de troll, viste una cota de escamas de hierro, repujadas con estaño y finalmente cosidas sobre una camisa de cuero. Además, no se aleja demasiado de un arco compuesto de madera de arce, cuerno de órice y tendones de ciervo y lo mantiene envuelto en una pieza de lona embreada con la vana esperanza de preservarlo del inclemente tiempo de la isla.

Historia

Te criaste en las inmensas llanuras de Lankst, un mar de hierba sin caminos. Tu niñez transcurrió apacentando los rebaños de tu padre junto a tus hermanos, una labor monótona que te convirtió en un hábil jinete que con su arco mantenía alejadas a las alimañas del ganado. Honrabas a Orlanth, El que traía las lluvias de primavera a los pastos y cuando superaste el ritual de paso con la guía de tus mayores, serviste a Orlanth, El que llevaba la guerra a los enemigos de tu clan. En tu juventud; las flechas élficas silbaron con furia en las lindes del gran bosque de Balid, abrevaste tu caballo en las riberas del lago Guredo cuando la confederación de Jofrain cabalgó al sur a sangre y fuego y los hombres lobo te aullaron con rabia mientras vadeabas el Alto Tanier. Cuando llegaste a la madurez; robaste caballos y mujeres a los clanes vecinos, oíste los gritos desesperados de tu esposa mas joven cuando los dragonauts la arrastraron con sus redes y mordiste el polvo cuando la maza de un troll acorralado quebró las patas delanteras de tu caballo preferido.

Tenías treinta años cuando te uniste a la partida de guerra de tu tribu que asaltó el templo de Yelm; matanza y pillaje. El último sacerdote superviviente os maldijo largamente mientras duró su agonía... La estación siguiente resultó de fuego y trajo la sequía acostumbrada pero también la retribución de Yelm para los que mataron a sus fieles. Una noche, la tienda de Dos Lunas, el que lideró el ataque al templo, estalló súbitamente en llamas. El y toda su familia perecieron. Durante las semanas siguientes una fiebre terrible que hacía hervir la sangre se desencadenó sucesivamente entre el resto de la partida. La piel reventaba en ampollas, se volvía negra y el infeliz moría tras atroces sufrimientos. Luego la fiebre se encendía en otra presa y la devoraba hasta el final antes de buscar otra víctima. El Consejo de Ancianos se reunió y decidió cortar la atadura del clan con los pocos supervivientes que aguardaban su destino, se temía que Yelm extendiera ciegamente su castigo a todo el clan siguiendo los lazos de sangre.

Así, sin clan y sin nombre, los últimos malditos os dispersasteis por la rosa de los vientos como si la fiebre fuera un sabueso que solo pudiera seguir un rastro. Cabalgaste hacia el sol poniente durante un par de semanas hasta que te prendió la fiebre, durante días tiritaste al sol de mediodía y sudaste con la luna de medianoche. Presa de Delirio, cada anochecer veías una figura gigantesca con una maza que te seguía haciendo gestos de que la esperaras. Una noche tormentosa, ya sin fuerzas, caíste del caballo y quedaste de espaldas sobre la llanura sin límites. En un parpadeo de tus ojos febriles, te encontraste en una caverna inmensa iluminada por la luz venenosa de los fuegos fatuos. Un hombre alto y envuelto en harapos, hurgaba en la base de una monumental pila de huesos. Canturreaba algo entre dientes, una proposición, solo tenías que servirle y vivirías. Su tercer ojo se cerró cuando aceptaste el pacto.

Consejos e Interpretación

Zorak te protegerá de la maldición de Yelm, si cada estación le surtes de los sacrificios necesarios para saciarlo mediante un ritual especial. Tienes la sensación de haber recorrido un largo viaje hasta hallar las respuestas y que cuando has llegado se te presentan nuevas preguntas sobre el culto del Panteón Oscuro, al cual sigues. La comprensión de tu dios, Zorak Zoran está muy alejada de la simple visión de la violencia y la desgracia. Para ti, tu dios es un ser poderoso que debe ser venerado en el ascendente sendero del esoterismo oscuro. Te consideras a ti mismo un guerrero que busca el camino del conocimiento, pero has vivido lo suficiente en la crudeza de la vida y las estepas para ser consciente de que los conflictos se resuelven de forma eficaz a través de la sangre. Tu actitud es seria ante los demás, pero cargada de una nobleza perdida en los antiguos tiempos del pueblo Troll. Aunque no seas comprendido ya que realizas sacrificios que otros consideran aterradores, usando la maza para aplastar el rostro de tus víctimas antes de culminar el ritual aplicando la viscosa y oscura brea, así como estableces pactos con seres sobrenaturales que en su día ayudaron a los Trolls. Tu lado más cruel se muestra a los seguidores del Panteón de las Tormentas y el Panteón Solar, a los cuales desprecias por haberte abandonado y usarás los medios que conoces para hacerte temer, a ti, y a tus oscuros dioses.

A nivel de motor es un personaje versátil por ser multiclase, pero centrado principalmente en combate. Los talentos de la clase de Luchador se centrarán inicialmente en la defensa pero su ataque ha sido aumentado para no fallar contra sus enemigos. Estas habilidades sumadas a los conjuros que aporta Zorak Zoran lo convierte en una clase equilibrada y poderosa, que será capaz de dañar hasta a los enemigos sobrenaturales, gracias a conjuros como Canal Umbrío.

Progresión de Personaje

Bud ha viajado al Santuario de Zorak Zoran para hablar de las revelaciones de su tierra a cambio de ser iniciado en el culto. En el tiempo que ha pasado ha fortalecido su conexión con el dios oscuro amplificando sus poderes, sufriendo todo tipo de pruebas. Ahora Bud está preparado para afrontar grandes retos. (Nivel 3)

Bud ha viajado con varios Zoranies para arrasar un antiguo poblado de bandidos que estaban molestando a los suyos. Las escaramuzas se convirtieron en semanas viscerales de combate y huida hasta finalmente acabar con ellos. Esto le ha hecho mejorar en la habilidad de armas y progresar su aguante para nuevos enfrentamientos en un futuro (Nivel 4)

Progresión de Ficha del Personaje

    • Puntos de habilidad: Por tener Inteligencia 12 le corresponde un punto de habilidad, lo subiremos en Supervivencia.

Sugerencia para invertir Puntos de Talento de “avance” gastando Puntos de Rol

A continuación mostraremos algunas posibilidades para invertir nuestros Puntos de Talento de “avance” para mejorar a nuestro personaje.

El punto flaco de Bud son sus habilidades. Talentos como Sanar y Supervivencia nos ayudaran a sobrevivir en nuestros viajes. Otros talentos casi obligados son Intimidar y Conocimiento para representar tanto la rudeza del dios en nuestros actos como el esoterismo del pueblo Troll. Hay que recordar que dichos puntos de Talento Pertenecen a la Rama de Aventurero duplicando sus costes originales

Otra opción es mejorar nuestras habilidades de combate. Para ello Ataque poderoso y adquirir talentos que mejoren nuestro daño, como el talento de Derribo nos ayudaran a conseguirlo. Si queremos añadir mas defensa, invertir algunos puntos hasta Esquiva II y Cubrir III harán de Bud un guerrero formidable en estos primeros niveles