Lugares de culto

Historias, relatos e información de los aventureros de la Isla.
Avatar de Usuario
Humakt
Deidad
Mensajes: 253
Registrado: 26 Jun 2015 12:11

Lugares de culto

Mensajepor Humakt » 24 Jul 2016 17:21

Firmes formamos. En tu nombre defendemos al inocente.

Cantamos al cielo. La verdad acaricia nuestros labios.

La oscuridad nos espera. Tu luz despide el día.


Libro de salmos a Yelmalio – Hiche, Servidor de Yelmalio.

En línea caminaban con las capuchas cubriendo sus delicados rostros. Tres recién nombradas iniciadas de Chalana viajaban a Nidik desde Sult. Hiche tenía el honor de escoltarlas personalmente aunque por seguridad se habían unido a una caravana de mercaderes que seguía la misma ruta.

Días antes Hiche había ido hasta el templo de Chalana para dar ofrenda y gracias por la curación provista por la señora Morgana. Su deber era siempre pagar la ayuda aportada, pero esta era una deuda con la diosa de la curación. Había vaciado su bolsa de gemas y ofrecido sus servicios. Y había sido recompensado con sus servicios aceptados.

Imagen

Por supuesto la presencia de las chalanitas parecía alejar a los acechadores inteligentes. O eso le gustaba pensar a Hiche. Pero en la cuarta noche en una zona boscosa, con muchas sombras acechando en la oscuridad, una de ellas desapareció de su descanso. Hiche no podía explicarse por qué abandonar la seguridad del campamento sin decírselo a nadie ni que nadie se percatase de las idas y venidas.
- ¿Señoras, saben por qué ha podido alejarse en plena noche? ¿Dijo algo antes de acostarse? – Hiche se había equipado con su cota de mallas, escudo y lanza. – Es peligroso ir solo, cierto es que nadie atacaría a una sanadora, pero los animales no distinguen por no hablar de los peligros de andar de noche por terreno desconocido.

- Chalana la proteja, nosotros tampoco nos explicamos porqué se ha ido sin decir nada. No debéis temer, caballero, ella es hija de cazadores, sabe de esos peligros y más. – La de más edad parecía llevar la voz en el grupo desde un principio.

- Sigan con la caravana adelante. Yo buscaré dos jornadas y si no tengo suerte les alcanzaré para el cuarto amanecer. Yelmalio me guiará hasta vuestra hermana desaparecida.


Se separaron con claro alivio de los mercaderes a pesar de insistir en ayudar en la búsqueda. Hiche no era rastreador, gran parte de su tiempo se veía interrumpido por la maleza impidiéndole el paso. ¿Pero donde podría ir una mujer en túnica que él no pudiera acceder? Seguramente ella habría esquivado semejantes estorbos o habría dejado un rastro claro. No parecía que hubiera marcas alrededor del campamento de nadie moviéndose precipitadamente por lo que seguir las zonas menos crecidas era la única pista que podía seguir.

Tras mucha búsqueda, aún en la oscuridad de la noche con poco descanso, descubrió una cueva cuya entrada de enredaderas estaba claramente abierta por la fuerza. Al menos no había encontrado rastro de combate o resistencia.

Entrar supuso apartar aún más la vegetación y solo con una oración a Yelmalio para iluminar sus pasos se adentró en la cueva. El suelo y paredes parecían roca lisa y el túnel recto sin ninguna luz. Tras un suspiro avanzó por el pasillo.

Apartando de su rostro una telaraña. Daba un paso decidido frente a la opresiva oscuridad.

Unos extraños símbolos decoraban la pared y casi lo distraen de pisar unos huesos sobre el suelo.

Y a pesar de que la luz invocada no parecía adentrarse en la estancia final tras un umbral de roca tallada. Cuando la cabeza de la chalanita apareció de entre la oscuridad.

Imagen

- Eres demasiado ruidoso.

- ¡Señora! Os buscaba. ¿Estáis herida? – Hiche intentaba ver más allá del umbral donde parecía haber algo más, pero la mujer ocupaba el paso y la vista.

- Siento haberme ausentado. Ahora puedo irme con usted de vuelta a la caravana.

- La caravana partió, llevo dos jornadas buscándoos. Ahora tendremos que caminar rápido para alcanzarlos. ¿Pero que hay en esa estancia?

-Tan solo un antiguo lugar de culto. Olvidado por mortales pero no por la divina Chalana. He estado aquí desde que salí a pasear para calmarme de una pesadilla. Por favor, aceptad mis disculpas, he debido causar muchos problemas.

Finalmente decidieron dejando a Hiche en la ignorancia sobre el lugar. Aunque no le sorprendía que fuera cierto, en parte por no dudar de una chalanita y en parte porque habían lugares de culto ocultos por el tiempo en muchos lugares de la isla. De épocas pasadas, de épocas mejores y peores. De cuando en la isla se podía ofrecer culto libremente a la luz y de cuando debían esconderse para no verse interrumpidos por la oscuridad.

Alcanzaron la caravana a base de acortar descansos y presionar el paso. Por suerte ningún otro inconveniente surgió, aunque un mal presentimiento de lo que se movía en aquella estancia preocupo durante el resto del viaje a Hiche.

Volver a “Historias Personales”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Limited
Traducción al español por phpBB España
 

 

cron