Whaalan [Haldir]

Historias, relatos e información de los aventureros de la Isla.
Haldir
Acólito
Mensajes: 226
Registrado: 16 Nov 2015 19:45

Whaalan [Haldir]

Mensajepor Haldir » 29 Jun 2016 12:50

Nombre conocido: Whaalan


Imagen


Raza: Humana

Edad aparente: Rozando los treinta o quizá ya entrados

Cultura: Nómada

Región de Origen: Prax

Religión: Waha

Dedicación aparente: Cazador

Descripción: Hombre alto y delgado, normalmente viste ropas de color verde oliva, aunque varía su apariencia dependiendo de la zona a la que viaje. Tiene una musculatura bien desarrollada(FUE 14), pero a pesar de ello sus movimientos son fluídos(DEX 14). Su tez morena y bastante castigada posiblemente debido a las inclemencias de la vida salvaje. Normalmente ocultas por la ropa tiene numerosas cicatrices en el torso, brazos y piernas, obtenidas no solo de sus cacerías, algunas de ellas tribales. En su rostro tan solo un pequeño tatuaje atraviesa su mejilla derecha.

Es un hombre silencioso, muy observador, curioso aunque desconfiado, precavido. No suele llamar la atención, sus habilidades sociales prácticamente inexistentes debido a su vida solitaria. Para ser un cazador nómada domina bastante bien el comercial lo cual parece indicar lleva tiempo fuera de los yermos.
Última edición por Haldir el 12 Ene 2017 23:08, editado 3 veces en total.

Haldir
Acólito
Mensajes: 226
Registrado: 16 Nov 2015 19:45

Re: Whaalan [Haldir]

Mensajepor Haldir » 13 Ene 2017 00:24

[cuenta]Haldir[cuenta][personaje]Whaalan[personaje]

Mira a tu alrededor Whaalan, ¿qué ves? *como de costumbre su padre no lo llamaba hijo nunca, sino que utilizaba su nombre de cazador* esta tierra que parece baldía para los forasteros es nuestra tierra, aquí aprendimos a sobrevivir gracias a los consejos y enseñanzas de Waha. Yo te enseñaré ahora a sobrevivir aquí donde otros morirían sin remedio. *Señaló el horizonte con un ademán de su brazo* estas tierras son el hogar de muchas plantas y animales que nosotros, los descendientes del carnicero, hemos aprendido a conocer y aprovechar, somos jinetes, nómadas de animales nos llaman en otras tierras. Comenzaremos con los animales pequeños, para ir avanzando poco a poco, aunque antes déjame que te aclare algo muy importante, la caza es algo ritual, no se trata tan solo de abatir una pieza, ese es el primer paso, luego debemos honrar dicha presa, de este modo su espíritu volverá a la tierra y regresará a nosotros como otro animal o planta que podremos volver a utilizar para alimentarnos en un ciclo que no tiene fin, gracias a esto es que podemos sobrevivir aquí.


Los shamanes de Eiritha y otros se comunican regularmente con los espíritus de estas plantas y animales, esto es muy importante Whaalan, por ello rendimos tributo y respetamos a la abuela por encima de muchos otros, ellos mantienen el equilibrio y son los que pueden conocer los designios de los espíritus, así podemos saber qué necesitamos hacer y lo más importante, cómo hacerlo.

*Caminaron durante horas, Aakif en completo silencio se movía detrás de él, esto era una señal de que lo estaba avaluando, evaluaba sus aptitudes de búsqueda y acecho. No fue hasta pasadas varias jornadas así que su padre volvió a coger la delantera, no hacía falta decir nada, Whaalan sabía que esa era la señal de que ahora debía atender y escuchar, observar sin perder detalle todo lo que Aakif hacía y decía*

El primer animal que acecharemos será el pájarovaca, obsérvalos, son pequeños pájaros marrón-negros con picos rojos o amarillos. Subsisten comiendo las garrapatas, los piojos, y otros pequeños insectos que viven en las bestias de Eiritha. En cualquier lugar donde se encuentren unas cuantas bestias, habrá un par de pájarovaca sentados sobre ellos. Tienen una relación que los favorece a ambos, como nosotros con el resto de Prax, subsisten en un preciado equilibrio que no debemos alterar *siempre aprovechaba para dejarme eso bien claro, una enseñanza que sin duda debía quedarme grabada* estos pájaros ayudan a mantener la salud de los rebaños y más importante aún chirrían ruidosamente cuando perciben a depredadores *me miró de forma severa un segundo* en este caso somos nosotros los depredadores, ¿comprendes el motivo de que este pájaro sea el primer animal que te enseñaré a acechar? *Whaalan devolvió la mirada y aseintió tras unos segundos, si ese pájaro los detectaba no solo escaparían ellos, sino que alertarían a la manada y con ello cualquier posible pieza* Los pájarovaca dan buena fortuna, y es mala suerte matar a uno, Askari, el espíritu pájarovaca, es considerado un amigo de Eiritha. En la Era Verde, le dio permiso a pájarovaca para montar en ella porque él prometió mantener a Tick y Louse lejos. Debido a esto, algunos shamanes de Eiritha emplean pájarovaca como familiares.

*Whaalan lo miró extrañado* si no podemos cazarlos ¿por qué me enseñas a acecharlos? *Aakif le dio un golpe seco en el hombro derecho en señal de represalia* piensa antes de hablar, respira lentamente dos veces antes de preguntar tonterías, piensa, ¿por qué crees que te enseño todo esto? *Whaalan se sonrojó cuando comprendió el motivo, los pájarovaca son la señal de alarma de estas manadas, debía aprender a que no lo detectasen o daría la alarma a los demás animales y perdería una presa potencial* Comprendo. *Su padre asintió y continuó con la lección* ahora fíjate bien, recuerda tus lecciones acerca de adaptación, ¿cuál crees que es la mejor forma de detectar de estos pájaros? *Whaalan observó unos segundos tranquilamente, no quería recibir otro golpe* yo diría que los sonidos, el ruido, *Aakif asintió* ahora ya sabes lo que debes evitar al aproximarte a manadas que estén con estos pájaros. Sígueme, como ya te expliqué estas aves viajan con manadas grandes y animales que de momento están fuera de tu alcance, buscaremos otra pieza. *Se volvió a colocar tras Whaalan y ambos emprendieron la marcha, una larga marcha que duraría muchos meses por lo que parecía intuir el joven cazador*

Imagen

Haldir
Acólito
Mensajes: 226
Registrado: 16 Nov 2015 19:45

Re: Whaalan [Haldir]

Mensajepor Haldir » 16 Sep 2016 13:08

A pesar de la dura noche pasada su padre no le permitió descansar, la vida no espera, y en los yermos has de aprender a endurecer tu cuerpo y tu espíritu o no sobrevivirías, la marcha fue veloz hasta bien entrada la tarde, sus piernas le quemaban, estaba agotado, pero no dijo nada, quería demostrar que podía ser un buen cazador. Su padre fue aminorando la marcha hasta que se agachó y lo instó a acercarse, el acecho es muy importante para un cazador, debes saber interpretar las señales que dejan los animales a su paso para poder averiguar qué ha hecho recientemente y cuáles han sido sus últimos pasos. Si eres hábil y sabes interpretar correctamente los rastros puedes intentar predecir su comportamiento para adelantarnos a sus movimientos, en la medida de lo posible.

Aakif se sentó y sacó algo de carne seca que compartió con su hijo, se mantuvo en silencio unos minutos antes de comenzar a hablar nuevamente, parece que buscaba que sus palabras anteriores calasen en el joven Whaalan. Un buen cazador ha de estar atento a las muchas pistas que va dejando su presa, estas señales nos dan toda la información que necesitamos para acechar y predecir casi todo sobre la pieza que nos interesa. Lo primero y más importante son las pisadas, las huellas de cada especie son diferentes, si sabes reconocerlas y las memorizas podrás saber sin lugar a dudas a qué animal pertenecen, recuerda que tras un día de lluvia las huellas serán más visibles. También nos hablan acerca de su comportamiento, por ejemplo, si las huellas van en línea recta, sin zigzaguear significa que el animal vuelve a su guarida. Seguía comiendo mientras escuchaba atento las lecciones, a diferencia de las enseñanzas de su abuela que le resultaban en ocasiones aburridas, todo lo referente a la caza y el acecho le encantaba. Otro rastro importante son los excrementos, al igual que pasa con las huellas cada animal las hace de una forma y color distintas, incluso pueden indicarnos qué ha comido recientemente arrojando más luz acerca de su estado o intenciones. Los restos de comida, el pelo en los troncos, las ramas partidas, los senderos, el agua turbia en una charca o las pisadas con distinta forma pueden orientarnos mucho a la hora de averiguar qué ha estado haciendo el animal, como ves hijo mío cuando te hablaba de la atención no era un aspecto secundario, aunque de tus lecciones pasadas ya sabes que lo primordial es la adaptación.

Tan importante como acechar la presa antes de hacer contacto es poder seguir sus rastros una vez ha sido herida, rara vez nuestro primer disparo es mortal, tan solo los mejores y más diestros cazadores pueden presumir de ello, y sobre todo depende del tipo de animal, por ello esta lección es sumamente importante. En otro momento te enseñaré los distintos tipos de puntas que utilizamos para abatir según qué tipo de animal, pero hoy nos centraremos en seguir su rastro una vez lo hemos herido. Una vez que hayamos dado con la primera sangre debemos fijarnos en algunos detalles que nos ayudarán a seguir su rastro, interpretar la sangre nos dará mucha información. El color, el olor, la altura a la que se encuentre y la cantidad que haya de sangre nos indica la gravedad de la herida y las posibilidades que tenemos de cobrar la pieza. Las gotas de sangre de color rojo claro, aunque solo encontremos algunas gotas la herida es mortal hijo mío, encontraremos el animal a pocos metros del lugar del impacto. Las gotas de sangre de color rojo oscuro normalmente no son mortales, los animales con estas heridas serán más difíciles de encontrar, si la sangre es de color rosada y espumosa fíjate, Aakif se señaló el pecho a la altura de los pulmones. Si vemos sangre a ambos lados de las pisadas significará que la hemos atravesado por completo, esto es importante, tenlo presente, si no le has acertado a algo vital, la presa morirá desangrada a mucha distancia del lugar de impacto y el animal sufrirá mucho antes de su muerte, tenlo presente durante el corte pacífico hijo mío.

Ahora nos pondremos en marcha, te mostraré distintos rastros y tú me dirás qué intuyes de ellos, es importante, pon atención, y ten en cuenta que esto es un trabajo de una vida, no seas impaciente, fallarás incesantemente antes de lograr siqueira acercarte a la verdad.


Imagen

Haldir
Acólito
Mensajes: 226
Registrado: 16 Nov 2015 19:45

Re: Whaalan [Haldir]

Mensajepor Haldir » 06 Jul 2016 18:39

Corría y corría, llevaba así mucho tiempo, pero daba igual dónde se escondiese, esos ojos siempre daban con él, no le daban descanso, atravesó vastas llanuras, se escondió entre la maleza, incluso le lanzaba jabalinas, pero nada funcionaba, siempre volvían y siempre detrás, hasta que finalmente lo atraparon y una desagradable sensación de aprisionamiento lo invadió. Abrió los ojos sin saber todavía que había sido un sueño, en la oscuridad de la noche, aún en la seguridad de su tienda una sensación de vacío subió desde su estómago hasta su pecho, unas ganas de gritar y echar a correr lo invadieron profundamente. Se encontró a sí mismo sin respiración, sudoroso y temblando. Cuando por fin se dio cuenta de que había sido un sueño poco a poco fueron remitiendo esos síntomas, pero había sido muy real, nunca le había pasado nada semejante, esas sensaciones lo perseguirían el resto de sus días. Miró alrededor nervioso, estaba inquieto, no podía permanecer quieto, mucho menos tumbarse o volver a dormir. Pero no podía decirle a su familia que tenía miedo de un sueño, ¿qué clase de cazador Praxiano tiene miedo de un sueño? en su mente infantil era un razonamiento lógico así que decidió guardarlo para sí, en ese momento de nuevo una sensación de profundo vacío lo invadió y se puso en pie, salió y caminó alrededor de la tienda para tratar de calmarse, parecía faltarle el aire de nuevo, estaba solo y nada podría cambiar eso, ¿cómo iba a afrontar lo que se le venía encima? Se tapó la cara con las manos y un llanto de desesperación surgió de lo más profundo de su ser, cuando la sensación de vacío era más acuciante y desesperada una voz traspasó su espíritu, y como una ráfaga de viento que arrastra las hojas barrió momentáneamente esa desesperación.

Mi pequeño Whaalan, al girarse vio a la abuela, una tierna sonrisa asomaba en su rostro, dime mi pequeño, ¿por qué estás levantado y fuera de la tienda a estas horas de la noche? Whaalan la miró fijamente, algo le decía que ella sabía perfectamente lo que ocurría, se lo decían sus ojos, que lo miraban con una mezcla de ternura y preocupación. Tragó saliva, y todavía tartamudeando debido al disgusto trató de relatar lo sucedido, pero estaba demasiado nervioso todavía. La abuela le hizo un gesto para que la siguiese, había un pequeño fuego encendido, se dejó caer cansado, todos sus músculos estaban agarrotados, una desagradable sensación en la boca del estómago, la anciana le tendió una infusión y alentó a que bebiese toda de un trago, esto te calmará. Se mantuvieron en silencio mientras bebía y hacía efecto el brebaje, poco a poco y más calmado pudo ahora sí relatar fielmente lo ocurrido. La abuela escuchó atenta la historia sin interrumpir, asentía de vez en cuando, pero nada más. Cuando terminó se mantuvo unos minutos en silencio pensativa, mirando a los ojos a Whaalan, cosa que éste odiaba profundamente pues sentía su alma desnuda, apartaba la mirada, pero continuaba sintiendo esos ojos cobrizos que lo escudriñaban.

Finalmente, la mujer habló, su tono era tierno, como si estuviese manipulando un objeto muy frágil. Estás experimentando cambios, tu espíritu está maduro, y hay cosas a tu alrededor que no tienen sentido, posiblemente sientas que no encajas en este mundo o que algo está mal. Déjame decirte que lo que te sucede es normal, más pronto o más tarde a todos nos sucede, en el camino de la evolución espiritual todos llegamos a esa encrucijada, a ese punto en el que todo nos asusta. Podría decirte que debes ser valiente, que todo irá bien, pero no es cierto, es tu decisión y tu responsabilidad lidiar con ello, afrontar esos miedos, todo lo que yo y tu padre podemos hacer es ayudarte y guiarte, pero los actos y las decisiones serán tuyos, esa es nuestra bendición y nuestra maldición, somos responsables de nuestros actos y nuestras decisiones, y tenemos total libertad para tomarlos. Cuando nombró a su padre una mano recia, fría, apretó su hombro con fuerza, Whaalan se sobresaltó y miró atrás, estaba su padre ahí, no sabía el tiempo que llevaba, de pronto se sintió profundamente avergonzado de que su padre escuchase la historia que había contado a la abuela. Aakif sólo dijo sígueme, echó a andar hacia la oscuridad reinante y Whaalan no tuvo más remedio que seguirlo.

Llegaron a un claro alumbrado por la antorcha que su padre llevaba, éste le hizo un gesto, siéntate aquí Whaalan, es hora de que dejes de ser un niño y te conviertas en un hombre, Aakif le vendó los ojos, no podía ver nada, ahora me marcharé, te quedarás aquí toda la noche, no puedes pedir auxilio ni huir, y bajo ningún concepto podrás quitarte la venda, si lo haces no podrás ser un hombre. Un profundo temor lo invadió, cuando escuchó los pasos de su padre cada vez más lejanos, todo le daba vueltas bajo la venda, la sensación de ahogo volvía una y otra vez, tan solo el temor y respeto a su padre lo hicieron mantenerse firme. Los ruidos de la noche eran cada vez más audibles para él, sonidos extraños, el viento soplar, la hierba crujir, todo a su alrededor se sentía amenazante, lloró y en muchas ocasiones tuvo la tentación de huir, pero se mantuvo firme, la pócima de la abuela posiblemente le ayudó bastante a templar sus nervios. Tras una noche horrible, en lo que pareció ser una eternidad, la claridad asomaba entre las rendijas de la venda, sabía que sol ya había salido, se retiró la venda y miró alrededor, su cuerpo agarrotado, su mente dispersa e inquieta, hasta que observó a su padre sonriendo sentado a su lado.

Has superado la prueba hijo mío, lo has hecho bien, recuerda bien esta lección, te servirá en los días tristes y negros que seguro tendrás en la vida. Recuerda estas palabras, así como esta noche creías estar solo y no lo estabas, así pasa en la vida. Aun cuando creemos estar solos no lo estamos, formamos parte de un todo, debes estar en comunión para sentirlo. Recuerda bien, cuando vienen los problemas y momentos duros lo que debemos hacer es sólo CONFIAR. Levántate, ya eres un hombre, hoy vendrás a cazar conmigo.


Imagen

Haldir
Acólito
Mensajes: 226
Registrado: 16 Nov 2015 19:45

Re: Whaalan [Haldir]

Mensajepor Haldir » 04 Jul 2016 22:52

Esta noche os hablaré de la vida retoños. El mundo es vasto, insondable, peligroso, nos miró ahora para dar énfasis a sus palabras. Pero recordad algo, la gente es buena, pero todos queremos, necesitamos sobrevivir, y ese instinto es más fuerte que cualquier cosa, nos impulsa a los actos más miserables y cobardes, pero también a los más honorables. Es una lucha incesante e incansable entre el lobo blanco y el lobo negro. Vosotros decidiréis a cuál de los dos alimentáis. Se puso en pie pesadamente, pidió a una de las mujeres que preparase algo y lo dejase junto al crepitante fuego.

Esta noche os daré unos consejos, una forma de vida, unas normas que si lográis seguir os llevarán por el sendero de aquellos que merecen algún día compartir la caza con el carnicero, porque pensad esto, ¿quién de todos los dioses? ¿quién de todos ellos luchó de forma desinteresada por nosotros sin pedir nada a cambio? Waha, él fue el que no salvó cuando todo estaba perdido, y ese ejemplo es el que ha de inspirarnos y guiarnos, el que nos acercará a él. Tras dar un par de vueltas alrededor de los pequeños volvió a su lugar, preparó su pipa y tras dar un par de caladas retomó la lección, pero no os llaméis a engaño mis retoños, los hombres no somos dioses, no tenemos esa bondad ni esa voluntad en nuestros corazones, recelad siempre de aquellos que no conocéis y sobre todo de aquellos que no creáis dignos de vuestra ayuda, es decir, seguir estas normas que os daré, pero sabed cuándo seguirlas, sino seréis unos necios. Tontos de los que todo el mundo se aprovechará, pues a pesar de querer alcanzar este ideal debemos ser conscientes del mundo en que vivimos, no luchar contra la naturaleza humana o el orden establecido. Inspirar sí, siempre, pero sabiendo en qué momento y sobre todo con quién hacerlo.

Dicho esto, apoyó la pipa en el posa brazos de su tronera, recogió el cuenco que había pedido le preparasen y lo lanzó al fuego, de éste comenzó a subir un humo serpenteante y cambiante, coloreado, nos inundó enseguida y las palabras de la abuela tomaron fuerza, quedaron grabadas a fuego en nuestras almas, comenzó, ahora os daré la guía, los consejos que harán de vosotros Praxitas de bien, recordadlas siempre, levantaos con el sol para dar gracias a la madre tierra y a Waha por la vida y el alimento en cada uno de sus animales y plantas. El Gran Espíritu oirá, ciertamente, si le habláis. Sed tolerantes con aquellos que han perdido el camino, la ignorancia, la ira, la avaricia, provienen de un alma perdida devorada ya por el lobo negro, tratad de ayudarlos, pero recordad, elegid sabiamente, hay quienes ya están perdidos. Buscaos a vosotros mismos por vuestros medios, así como Waha escogió el suyo propio. No permitáis que otros hagan vuestro camino por vosotros. Es vuestra senda, y sólo vuestra. Otros pueden caminar con vosotros, pero nadie puede hacer vuestra senda. Respetad todo aquello que está sobre esta tierra, sean personas o plantas, salvo aquello que proviene o ha sido tocado por el gran mal.

El humo se iba disipando, pero las palabras calaban como el agua de la lluvia en la tierra. Dando un par de caladas más profundas prosiguió, las malas intenciones y los malos pensamientos tienen fuerza, no los toméis a la ligera, dañan el cuerpo y el espíritu no sólo del que los recibe, también del que los lanza. Todas las personas comenten errores, y hay errores que pueden ser perdonados. Esto recordadlo siempre muy bien, pues ha desencadenado catástrofes a lo largo de la historia, LA NATURALEZA NO ES PARA NOSOTROS, ES PARTE DE NOSOTROS, ELLA ES PARTE DE TU FAMILIA DEL MUNDO. Los niños son las semillas de nuestro futuro. Siembra amor en sus corazones y riégalos con sabiduría y lecciones de vida. Sed responsables de vuestros propios actos, sed veraces con vosotros mismos, podéis engañar a todo el mundo, pero no a vosotros mismos, cuando os vayáis a dormir estaréis a solas con vosotros mismos y ahí no habrá lugar a engaño. Conservad no solo vuestro cuerpo, también vuestro espíritu, pues el uno no puede vivir sin el otro, un cuerpo sano con el espíritu marchito es inútil. Por último recordad siempre que nadie puede decidir por vosotros, pero recordad, toda decisión tiene sus consecuencias, si creéis algo está bien defendedlo, pero si os equivocáis o tiene consecuencias inesperadas deberéis aceptarlas y pagar el precio correspondiente.

Se silenció, parecía cansada, nada más os enseñaré hoy, está en vuestra mano recordar estas palabras y tomar las decisiones que creáis correctas, alimentar al lobo blanco o al lobo negro está en vuestra mano, recordadlo siempre.



Imagen

Haldir
Acólito
Mensajes: 226
Registrado: 16 Nov 2015 19:45

Re: Whaalan [Haldir]

Mensajepor Haldir » 29 Jun 2016 17:55

Ven hijo, esta noche te sentarás con nosotros junto al fuego, quiero que escuches esta historia. No podía creerlo, llevaba desde los diez años viajando con su padre y sus hermanos, cazadores de otras familias, pero nunca le habían dejado asistir a uno de los ritos sagrados antes de la caza. Según le decían era demasiado joven y no querían además que cometiese ningún error o falta de respeto, aunque fuese por desconocimiento. Por ello la abuela lo había instruido en las costumbres y las historias de su pueblo, era tarea de las mujeres hacerlo.

Fiel a su carácter curioso trató de no perder detalle, pero muy atento a no cometer errores y hacer todo tal y como la abuela le había enseñado. Escuchaba a los mayores decir que las manadas estaban inquietas, y en su familia apenas quedaban monturas, eran tiempos difíciles, si esta batida no tenía éxito tendrían que moverse antes de lo esperado en esa época del año. Él personalmente prefería moverse, le encantaba viajar de un lugar a otro, mientras estaban asentados temporalmente en un lugar la vida se hacía monótona. Poco sabía todavía lo que significaban esas migraciones y lo mucho que definen la vida de una tribu nómada de los yermos.

Cuando regresaron de la batida, los hombres estaban agotados, a él solo le dejaban desollar la pieza y cargarla o tratar las pieles, pero lo más importante era el corte pacífico como lo llamaba la abuela, un rito muy especial que se debía llevar a cabo siempre que se cazaba. Un cántico ritual seguido de un aprovechamiento y corte perfectamente definido para que el espíritu del animal pudiese reencarnarse en una nueva pieza y así subsistir por siempre cazador y presa. Tal y como el carnicero les había mostrado a los primeros nómadas de los yermos. Pero para él no había finalizado la jornada, la abuela estaba junto al fuego preparada para impartir las enseñanzas sagradas. Estaba contando a los más jóvenes la historia de los yermos, un relato que él ya conocía, pero no era escusa, la escucharía una y otra vez mientras la abuela lo viese necesario. Suspiró y se acercó a la hoguera, algo alejado del fuego como le gustaba estar. Reunió toda la voluntad que pudo y se aprestó a escuchar de nuevo.

La abuela era una mujer anciana, desde que tenía recuerdos lo era. La más anciana y venerada de todos los miembros de su familia, encargada de transmitir el conocimiento y encargarse de organizarlo todo salvo la caza que era cosa de hombres. Se atusó la falda, dio una larga calada a su pipa y lanzó al fuego ceniza que lo hizo crepitar y durante un segundo tornarse de un rojo más vivo. Algunos de vosotros ya conocéis esta historia, me miró un segundo, sentí que sabía bien lo que pensaba, un escalofrío me recorrió durante un instante, nosotros los nómadas de los yermos descendemos de los primeros hijos de Waha, él nos enseñó a sobrevivir aquí, nos mostró el fuego, construyó el buen canal que limpió esta tierra, nos mostró cómo domar animales y montarlos, el corte pacífico, de no ser por su bondad y sabiduría nadie quedaría en este lugar. Dio otra calada a la pipa, seguramente para dejar que calasen estas palabras en los más jóvenes, yo todavía recordaba cómo había hecho lo mismo la primera vez que yo había escuchado esta historia. Retomó con calma el relato, antaño, antes de la gran catástrofe esta era una tierra plagada de bondades y vida, el jardín de Genert lo llamaban, todo era felicidad y abundancia, pero por eso os digo, alzó una mano, jamás, jamás os fieis del gran mal ni de nadie que lo defienda, destruyó todo lo bueno y bello del mundo, dejándonos desamparados y al borde de la muerte, por suerte nuestro señor fue bondadoso y nos mostró el camino, puso todo su esfuerzo en revertir todo el mal causado a esta tierra y sus gentes y por ello lo adoramos y lo respetamos más que a ningún otro.

Hizo un pequeño descanso para comer un pedazo de carne seca mientras nos observaba a cada uno, a mí su mirada me ponía nervioso, no me gustaba que me mirasen tan fijamente, me sentía desnudo, me incomodaba profundamente, algo que seguro ella sabía. Hay pocas reglas básicas que debéis conocer, los caballos son animales sagrados, nunca los cazamos, ni en caso de extrema necesidad, siempre procuramos hacernos con otras piezas, a ser posible diferentes a nuestras monturas pues éstas podemos utilizarlas para la caza. Recordad siempre huir de las tribus rivales, incluso si su montura es como la nuestra, desconfiad de los extraños, y bajo ningún concepto os acerquéis a aquellos que adoran al gran mal, si vivís lo suficiente como para viajar veréis que la gran mancha está muy presente en nuestra tierra, no ha de ser tomada a la ligera, siempre evitamos sus zonas de caza pero es mi deber advertiros. Hizo un gesto con la mano para indicarnos que había terminado por esta noche.



Imagen


Volver a “Historias Personales”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Limited
Traducción al español por phpBB España
 

 

cron