Yoram [rufosm]

Historias, relatos e información de los aventureros de la Isla.
Avatar de Usuario
rufosm
Iniciado
Mensajes: 45
Registrado: 19 Ago 2015 17:57

Yoram [rufosm]

Mensajepor rufosm » 20 Mar 2018 22:56

Nombre conocido: Yoram
Raza: humano
Sexo: varón
Edad aparente: rondando la veintena
Dedicación aparente: buscavidas

¿Qué cómo soy?

Soy un hombre que ronda la veintena, de aspecto urbano, un poco por debajo de la estatura media y delgado. Jamás se me ha visto vestir una armadura y, posiblemente, si tuviera que hacerlo, no sabría ni por dónde empezar.

Dicen de mí que soy poco expresivo emocionalmente, que me paso la vida ocultando mis sentimientos. Bueno, en realidad, más que porque intente engañar u ocultar mis emociones, viene a ser porque la mayoría de cosas a mi alrededor me importan un carajo. Una compañera de viaje me comentó una vez que en mi tono de voz abunda la inexpresividad salpicada con una nota de cinismo. Ya ves tú, perceptiva la chica.

¿Mi experiencia? La habitual, un ratero venido a más y luego a menos en tierras de Loskalm que se granjeó un buen número de persecuciones y traiciones. Me han vendido ya las suficientes veces como para ir repartiendo mi confianza por ahí. Me fui voluntariamente de mi tierra buscando lugares mejores y más permisivos con el gusto por lo ajeno. Además, como he podido comprobar, esas destrezas pueden ser útiles en otras lides por lo que no me molesto demasiado en ocultar mi habilidad con cerraduras y trampas, bien valoradas por aquellos que tienen dificultad para abrir una puerta sin echarla abajo. Siempre estoy ahí para ayudar a una anciana a volver a la casa en la que olvidó su llave. Soy así, un benefactor.

Siempre llevo conmigo un par de botellas de licor barato para soportar las tonterías que tienen que escuchar mis pobres orejas. Y siempre ofrezco, ¿gustas?

Avatar de Usuario
rufosm
Iniciado
Mensajes: 45
Registrado: 19 Ago 2015 17:57

Re: Yoram [rufosm]

Mensajepor rufosm » 03 Abr 2018 20:00

[cuenta]rufosm[cuenta][personaje]yoram[personaje]

Delante de la casa de los misterios y los licores. Tiene la luz encendida, hoy no es el día para adentrarse en ella, no. Seguro que esa mujer, loca dicen, amargada, ramera, comerciante de espaldas anchas y músculos como piedras no va a recibirme con un abrazo si me encuentra merodeando en su habitación. O sí, con un abrazo tan intenso que posiblemente hiciera que escupiera mi propio hígado. Así que mejor volver, hoy no es el día. Es un día para beber.

En el camino a los muros un encuentro. Afortunado o no ya se verá. Todo gente ocupada que regresa de peligrosas y suicidas misiones desde Nidik. Uno fascinado por una loba, otra que prefiere otras bebidas, otro que tiene que escribir... Sólo queda uno para beber y resulta que es mi simpático corredor, mi bufón. Todavía en la retina esa escena de él corriendo delante de un glotón. Un tipo tan pintoresco como entretenido. Me cae bien y con una sola frase está convencido. Un buen compañero de bebida.

En la posada una botella llena y dos vasos vacíos. Los dos vasos se llenan y vacían rápidamente. Hablamos de viajes, resulta que el corredor, mi bufón personal, ha viajado bastante. Parece un poco menos propenso a morir a manos de un lobo o un Uz cosa que, visto lo visto últimamente, es un logro.

En el reservado hablamos de negocios pasados. La lengua se suelta poco a poco, los dos vasos están vacíos y vuelven a llenarse y el corredor, mi bufón personal lo apura con presteza, bastante más de la que puedo aguantar. No puedo quedar en evidencia, ¿no? Los negocios rondan las cerraduras, las que se hacen y las que se deshacen. Otro vaso que se vacía. El corredor quiere aprender. No es que esté muy por la labor, no me gusta la competencia en el tema de las cerraduras. El bufón dice que no quiere ser cerrajero, que las quiere para robar ¿Qué contestar a eso?

Imagen

En el reservado otros dos vasos y la lengua no tiene freno. Lamentos de la dura vida de un ladrón, con sus arrestos y sus palizas. Esto no puede seguir así, cumplimos una función, joder. Si no hubiera ladrones el comercio colapsaría, los ricos enriquecerían, la entropía se adueñaría de las ciudades. Somos el río que lleva el agua al mar, somos quienes rompen la presa, somos los que movemos el mundo, somos las ciudades, joder. Otro vaso. La cabeza empieza a acercarse a la mesa y vuelve a alzarse y a acercarse mientras el vaso se llena y se vacía y da vueltas. Un gremio. Sí, ésa es la solución: hay que asociarse. Seguro que lo verán con buenos ojos esos guardias, esos jerarcas. Es una forma de control y no hay nada que les guste más que el control. La idea cuaja aunque se tambalee y se vea doble, cuaja en los cuatro vasos y en las dos botellas, cuaja como un Dios Invisible, cuaja sin lugar a dudas, a la perfección. El corredor, mi bufón, no, mi futuro socio aguanta el envite mientras la mesa se acerca cada vez más, empapada de licor.

En la mesa tengo mucho sueño…


Volver a “Historias Personales”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Limited
Traducción al español por phpBB España
 

 

cron