Marleh [egarace]

Historias, relatos e información de los aventureros de la Isla.
egarace
Acólito
Mensajes: 110
Registrado: 09 Abr 2016 12:52

Re: Marleh [egarace]

Mensajepor egarace » 07 Mar 2018 16:47

[cuenta]egarace[cuenta][personaje]marleh[personaje]

"Que hermoso eres, pequeño narciso; pero deja que libere tu tallo de este junco que te abraza demasiado fuerte y así podrás crecer más..."

Por supuesto no era su voz real. Ya casi nunca usaba su voz real. Tan sólo para resaltar la belleza de una palabra o para su magia, como la que estaba usando ahora con las plantas. Escuchaba únicamente su voz en su mente, como el resto de voces que importaban. El narciso le agradeció cantarín su atención y el junco musitó una queda disculpa cuando su espíritu les acarició y les pidió que se separaran.

"Excelente, Marleh", dijo suavemente el Viejo cuando pasó por su lado. Le costó un rato entender lo que decía el anciano y enseguida lo descartó por innecesario. Por supuesto no respondió. El sacerdote de Flamal tampoco esperó respuesta: después de varios años había llegado a entender el comportamiento básico de la elfa verde y sabía que no podía interactuar normalmente con ella, ni siquiera para enseñarle magia, con la que tenía ya un don espiritual natural. Pero insistía en hablar y ser amable con ella de vez en cuando.

El grupo siguió la ribera del riachuelo, manteniendo y preservando los espíritus de las plantas menores de la zona. Los jardineros del culto de Aldrya siempre se ocupaban de los árboles y dríadas, pero a menudo olvidaban prestar atención a las almas "menores" del bosque. El culto de Flamal se ocupaba y mimaba todo lo que crecía, fuera cual fuera su esencia o importancia; no tenían prisa, pues no hay grandes designios ni planes para la naturaleza.

Marleh escuchó a los espíritus de la hierba mucho antes que los demás escucharan el primer aullido: "Pisan, pisan, pisan, zarpa rasga!". La hierba no era muy elaborada con sus comentarios y actuaba siempre como una manada asustada que repetía aquello que había dicho la primera brizna. Pero la elfa verde entendió, pues siempre escuchaba las voces que importaban. Cuando el Viejo y el grupo de elfos vieron a los primeros lobos aparecer al otro lado del riachuelo, corriendo asustados y peligrosamente impredecibles por algún motivo desconocido, Marleh ya había terminado de hablar a través de su espíritu con los arbustos de la ribera. Los arbustos se estiraron y sacaron sus espinas entre las patas de los animales, que aullaron doloridos y se alejaron orilla abajo.

Para cuando el sacerdote y los demás elfos entendieron lo que había pasado, Marleh se encontraba salpicando alegremente con agua del riachuelo a los arbustos espinosos, que volvían velozmente a su estado normal, mientras cantaba alegremente: "Ya está, ya está! La espina solo hiere tanto como se la aprieta!"

No era la primera vez que ocurría algo así, pero el resto de los elfos no acaba de acostumbrarse a la extraña magia de la elfa adoptada. El grupo prosiguió por la ribera entre cuchicheos y habladurías mientras la señalaban, pero Marleh nunca escuchaba las voces que no importaban. El Viejo intentaba calmar y poner orden al grupo y no se dió cuenta de que atajaban camino por el risco de piedra; en cualquier otro momento hubiera prestado atención para no acercarse a él, pero esta vez estaba demasiado atareado intentando controlar a sus excitados alumnos.

Marleh andaba siguiendo el curso de una raíz inusitadamente larga cuando alzo la vista y vió la plana pared de roca. Una voz apareció de pronto en su mente. Una voz conocida, que la mente de la joven elfa no podía distinguir que provenía de sus recuerdos en lugar de los espíritus. Era una voz importante y eso era lo único que importaba. Intentaba no escuchar lo que esta voz siempre decía, pero el sonido mismo ya tenía todo el significado para ella. "No te preocupes hijita, pronto alimentaras al Enjambre y te unirás a nosotros..."

Los elfos habían recuperado un poco la calma cuando un lastimoso gemido se alzó a sus espaldas. Marleh se encontraba agazapada en el suelo, casi en posición fetal; pateaba espasmódicamente la tierra con sus piernas hacia la pared rocosa mientras cerraba fuertemente sus orejas con las manos y su sollozo se hacía hasta doloroso. Ya fuera por la sorpresa o la súbita seriedad en la cara del Viejo, los elfos guardaron silencio mientras el sacerdote se acercaba a escasos metros de Marleh y esperaba pacientemente en cuclillas. Sabía que era lo mejor en estos casos.

"Shhh, shhh, mi niña....". La voz se escuchó en la cabeza de Marleh, y el sonido traía consigo luz entre las oscuras palabras anteriores. No era la voz del Viejo, ni la voz de ninguna planta. Era la voz de su amigo. Llegó de entre los árboles, en la brisa, y flotó a su alrededor, acunandola. "No están aquí, su voz es un recuerdo, Aelin". Escuchar su nombre verdadero logró captar la atención de la aterrorizada mente de la joven elfa, como siempre conseguía. Se lo había puesto su amigo, en la primera negra noche tras su cautiverio, acurrucada en los brazos de su hermano. Era un nombre extranjero, en la lengua de los dioses de las tormentas, y su amigo le había explicado que daba nombre a la primera brisa de primavera que aleja los pesares del invierno de las mentes de los hombres. "Acalla la voz del recuerdo con la canción, Aelin. Recuerdas la canción, verdad? Canta conmigo, mi niña..."

Tras unos minutos, el gemido de Marleh se había acallado y su respiración volvía a la normalidad. Su cuerpo aún se movía rítmicamente en el suelo, pero con un balanceo más relajado, como si estuviera moviendose al son de una canción inaudible. De su boca tan sólo se escuchaban murmullos entrecortados, como fragmentos de una letanía entrecortada que el Viejo había escuchado en todas las otras ocasiones y sabía que no eran en lengua élfica.

Una suave y reconfortante lluvia empezó a caer sobre ellos...

Imagen

egarace
Acólito
Mensajes: 110
Registrado: 09 Abr 2016 12:52

Marleh [egarace]

Mensajepor egarace » 06 Mar 2018 19:04

Nombre conocido: Marleh
Raza: Elfo verde
Sexo: Mujer
Edad aparente: sobre los 20
Dedicación aparente: habladora de flores
Descripción: Inusitada elfa verde de aceitosa piel y lacio cabello blanco. Además de su insólito aspecto, su mirada perdida y ausente comportamiento le confieren una lastimosa apariencia autista (aunque parece consciente de su vínculo con sus aliados aldryanis). Su atención se dirige invariablemente a la naturaleza de los alrededores, canturreando o acariciando las plantas cercanas delicadamente...

En la misión de Singalarel.

Imagen


Volver a “Historias Personales”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Limited
Traducción al español por phpBB España
 

 

cron